Contacto

Acepto las condiciones de la política de privacidad

BLOG

Zombies en tu empresa

24/10/2016

 

Halloween y el entorno profesional no suelen ir de la mano, a no ser que hablemos del sector del ocio, los disfraces y quizás también la restauración. La invasión de esqueletos colgantes, calabazas sonrientes. brujas, gatos negros y vampiros queda relegada al ámbito familiar, escolar y comercial principalmente, siendo una fiesta carnavalera de tintes tétricos para los espíritus festivos entre nosotros.

Pero entre tanto disfraz y música tenebrosa algo infinitamente más inquietante está ocurriendo. Y no parecemos darnos cuenta…

Las pequeñas empresas, las grandes corporaciones y las Administraciones Públicas están inmersas en una auténtica pesadilla de la que no consiguen despertar.

Quizás ni siquiera sean conscientes, pero se está dando una invasión zombie a nivel profesional en toda regla.

Y no hablo del zombie al uso, ese que ejerce una suerte de fascinación macabra entre amplios sectores de la población. Ese ser inquietante ha llegado para quedarse, con el beneplácito de muchos. Sectores como el cinematográfico (ej. World War Z / Guerra Mundial Z con una recaudación de 540 millones de dólares), el del videojuego con  cientos de juegos inspirados es estos seres deshechos, la televisión (con series que ya anuncian una octava temporada - The Walking Dead -), la industria del juguete o del ocio en general, han sabido monetizar el tirón que estos muertos vivientes tienen. Desagradables a la vista como resultan, se les acepta, por el bien laboral de todos los directa e indirectamente implicados.

Irónicamente, estos zombies descerebrados dan de comer a muchas, muchas familias

¿Te cuesta creerlo? Una rápida búsqueda en Google de la palabra “zombie” devuelve la escalofriante cifra de 162 millones de entradas. Para quedarse petrificados ¿no?.

Sin embargo, sobre el zombie profesional del que te hablo no es fácil encontrar información precisa…quizás porque la epidemia está ya tan extendida que se requiere un ojo entrenado para detectar ese proceso de Zombificación Laboral.

 

El proceso suele ser común a todas las áreas profesionales, si bien algunas son más expertas y ágiles en infectar a los nuevos empleados. La secuencia, brillantemente ilustrada por cinismoilustrado.com suele ser así:

 

 

 ¿Sabrías tú reconocer si la infección ha comenzado en tu departamento o en que fase está?

 

  • 1. NUEVO COMPAÑERO LLEGA A REFORZAR EL DPTO. (O CARNE FRESCA).  Tras un riguroso y costoso proceso de selección, el candidato ideal es incorporado a filas. Talentos, aptitudes y éxitos pasados han sido revisados con lupa. Motivación, compromiso y experiencia probada son sus grandes bazas. Una vez ha firmado su contrato, es amablemente acompañado a su puesto de trabajo, y en un gran porcentaje de los casos, abandonado a su suerte. Comienza la pesadilla.

 

  • 2. ADAPTACION AL ENTORNO LABORAL (o INFECCION EN CURSO) Tras los primeros y frustrantes días en los que principalmente se lucha por conseguir contraseñas, accesos a sistemas, y entender las responsabilidades reales versus las que aparecían en la oferta de trabajo, se establecen los primeros contactos con el resto del equipo. Tras esos días de frustración. se suele tener la guardia baja, por lo que los consejos recibidos por los compañeros no despiertan demasiado recelo: envueltos en simpatía, se regalan muchos ”tranquilo, poco a poco”, “aquí todo lleva su tiempo, acostúmbrate y funcionarás a la perfección”, o el muy peligroso “por aquí las cosas se hacen de otra forma”. Todas las alarmas deberían estar sonando al unísono, pero se agradece esa comprensión y se acallan las dudas incipientes.

 

  • 3. INTEGRACIÓN CULTURAL (O INFECCION SEVERA).  Pertenecer al equipo incluye abrazar esa cultura ya existente en la que las cosas se hacen de una forma concreta. Sea o no sea la más eficaz u óptima. Las ideas innovadoras y las propuestas de cambio no solo no son bien recibidas, sino que se ignoran, ridiculizan o se acallan de forma agresiva. El equipo a veces o el superior otras, han conseguido extirparte las agallas y también parte del sentido común. Qué más da que una gestión se pueda hacer en cinco minutos. Si se puede tardar un día y medio, se tarda un día y medio. Al fin y al cabo ya es sabido que “por aquí se hacen las cosas así”.

 

  • 4. EMPLEADO CORPORATIVO (O MUERTE EN VIDA). Las aptitudes por las que se te seleccionó han sido aisladas y eliminadas. La motivación y el compromiso han mutado en desapasionamiento e inercia. El equipo e incluso tu supervisor te dan la enhorabuena por haberte sabido adaptar tan rápidamente a la cultura empresarial y estar produciendo resultados "tan satisfactorios". Los días son todo pura rutina, en la que no se cuestiona nada de lo que existe, no se aporta nada nuevo, se hace lo que toca, se justifica vehementemente lo que no se hace y si se está de cara al público se transmite con total tranquilidad ese estado gris comatoso.

 

  • 5. ZOMBIFICACIÓN LABORAL COMPLETADA.   Enhorabuena. Has pasado a engrosar las repletas filas de las huestes de profesionales que suspiran por el viernes, que eliminan de raíz cualquier intento de cambiar las cosas a mejor, que aceptan como buenas costumbres de la época de Drácula que sucumbirían a cualquier análisis racional. Esa mimetización con el entorno asegurará que esa cultura de la dejadez, la mediocridad y la desilusión se perpetúe en la empresa. Y que el nuevo zombie profesional tenga muchos años por delante de ...¿estar muerto en vida?

 

 

i algo de lo que has leído te ha sonado familiar, no es de extrañar que un escalofrío te haya recorrido la espalda. ¿Es el caso? Buena señal. Estás a tiempo de inmunizarte o de escapar. Porque como ya es sabido, cualquier parecido entre la ficción y la realidad NO es mera coincidencia, sino todo lo contrario. Y por eso también en este desastre laboral, como en toda película que se precie, hay esperanza.

En cualquier situación de invasión, surgen grupos de resistencia que pelean por sobrevivir y hacer frente al Apocalipsis X al que se enfrentan, y esta situación de zombificación laboral no es distinta

La resistencia la conforman aquellos empleados, independientemente de la función o cargo que tengan, que a pesar de la toxicidad que los rodea, consiguen mantener su compromiso, retan el status-quo polvoriento, hacen uso de sus talentos, demuestran su valía, aportan mejoras y luchan hasta el final por proteger su autenticidad, su integridad y su carrera profesional.

Cuando estos Líderes de la Resistencia unen fuerzas, las oportunidades de desarrollar un antídoto que revierta la situación crecen de forma exponencial. ¿De qué se compone esa vacuna?

  • de políticas de RRHH de impacto y efectivas, con continuación más allá de la selección de personal y el Primer Día.
  • de líderes capaces de gestionar el talento de su equipo, de establecer una cultura empresarial sana donde no hay cabida para el muerto viviente, de potenciar el cuestionamiento, la innovación y la mejora continuada,
  • de supervisores que saben potenciar la motivación de cada uno de los miembros de su equipo, de la forma que mejor resuena para cada uno,
  • de actuar con determinación para dar descanso eterno a aquellos cuya recuperación es imposible, previniendo nuevas infecciones y protegiendo al equipo,
  • de una comunicación efectiva, bi-direccional y continuada, que despeje dudas, que aclare dirección y objetivos, y que permita identificar bloqueos e involucrar a quienes puedan resolverlos.

 

Esa fórmula magistral tiene cabida para infinidad de medidas de crecimiento y fortalecimiento. Tristemente, es posible que ese Grupo de la Resistencia encargado de llevarlas acabo, abandone el barco cuando el mal está tan extendido que su esfuerzo resulta inútil.

Felizmente, esos equipos que dejan atrás empresas nocivas y grises, tienen en sí la simiente capaz de gestar Start-ups que arrasan por su forma innovadora y retadora de posicionarse, de cuidar a su empleado vacunándolo con políticas de crecimiento y apoyo continuas, por su manera de erradicar la mediocridad, por su humildad para aprender y crecer, y sobre todo por mantener viva la pasión por lo que hacen.

¿Quieres huir del lugar en el que estás siendo acorralado? Dirígete a esos hubs de creatividad, posibilidades e ilusión, ya que por definición no suelen atraer al zombie profesional…Al fin y al cabo, en ese ámbito de creación sí se ha de demostrar el compromiso, las capacidades de cada uno y la ilusión, y los muertos vivientes no están para realizar muchos esfuerzos.

Si no contemplas para tu futuro profesional mutar en un zombie sin objetivos, únete a la resistencia. Y si necesitas ayuda para enfrentarte de forma temporal a esa invasión, alíate con quienes podemos ayudarte: coaches, mentores, compañeros que ya han dejado atrás la vida sin latidos...

Elige siempre un buen Trato por encima de un mal Truco... ;)

 

Happy Halloween... !

 blancocoaching.com

 

 

                                                       




COMPARTIR:




Comenta: